Publicaciones de académicos

Libros

Transformaciones en el ámbito de la seguridad y defensa: Una visión en el vigésimo aniversario del CESIM

Foto S

Información Básica

Autor(es):
Varios Autores
Editorial:
Instituto Geográfico Militar
Año:
2014
Páginas:
162
ISBN/ISSN:
ISBN: 978-956-7527-74-08

Reseña

El Centro de Estudios e Investigaciones Militares (CESIM) conmemora 20 años de existencia. Con la colaboración del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile (IEI) decidió compilar artículos que reflejan temáticas que han sido parte de su quehacer académico, y que han contribuido a cimentar el merecido prestigio que tiene como Centro de Estudios especializado en temas tales como seguridad, defensa, estrategia y relaciones internacionales, entre otros.

Son 20 años que, además, han coincidido con cambios de era en el mundo, que probablemente son vinculables a lo que se origina con la desaparición de la Unión Soviética y la adición del componente de seguridad a los factores económicos que habían caracterizado el proceso histórico conocido como globalización, a partir de los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Lo anterior no es trivial, toda vez que los siglos históricos no tienen por qué ser necesariamente iguales a una cronología determinada. Eso fue lo que se discutió a propósito de la duración, no en años sino en términos históricos del siglo XX, argumentando algunos que este iba desde 1914 hasta 1991, ya que con anterioridad a la Primera Guerra Mundial, el mundo era europeo y una prolongación de la Belle Epoque al mismo tiempo que la desaparición de la ex Unión Soviética inaugura un período nuevo con una sola superpotencia.

Quienes estaban en una posición diferente señalaban que el siglo XX realmente terminó con los atentados a las Torres Gemelas, toda vez que independientemente de si su sistema político era o no democrático y si su sistema económico era estatista o de libre mercado, el denominador común de todos los ensayos políticos de poder era la búsqueda de la modernización, hasta que apareció una alternativa que la rechazaba del todo, y lo hizo visible con el ataque a sus símbolos más llamativos.

Sin embargo, todos los analistas coinciden en que en las dos décadas que conmemora el CESIM han tenido lugar cambios profundos, y por ello esta visión de transformaciones en el ámbito de la seguridad y defensa es un bienvenido y oportuno aporte. Es además una necesidad, toda vez que lo habitual es tratar de entender nuevas realidades con los instrumentos conceptuales desarrollados y aprendidos en circunstancias que ya se han modificado, lo
que dificulta su comprensión y explicación, ya que ante la falta de conceptos nuevos se tiende a utilizar el “pos” (ej. posmoderno, poscomunismo, etc.) , lo que muchas veces dificulta en vez de favorecer el entendimiento de las nuevas circunstancias y factores.

Desde la presentación, el coronel Diego Jiménez, Director de la institución, nos ingresa a lo que califica de “megacambio” en nuestro entorno y que abarca la demografía, la tecnología, la energía, el medioambiente, el debilitamiento de fronteras y la variedad de conflictos en diversas partes del mundo. Es también lo que hace el internacionalista y Director del IEI, Dr. Walter Sánchez, al preocuparse de los cambios en el escenario mundial en los últimos 20 años, desde la perspectiva de la seguridad internacional a través del análisis de diversas variables que han incidido en un sistema internacional, que ha sido a la vez objeto y sujeto de transformaciones que se caracterizan por su dinamismo.

En su artículo relacionado con la responsabilidad de proteger, incluyendo las implicancias para Chile, la profesora Astrid Espaliat se refiere a una situación generalizada donde la población civil se ha convertido en estas décadas en la gran víctima de los conflictos surgidos al interior de los Estados, donde nombres como Ruanda, Srebrenica y Somalia son conocidas muestras de inactividad de la comunidad internacional. Es lo anterior lo que conduce a la responsabilidad de proteger, aceptada por los países en la Cumbre Mundial de Naciones Unidas de 2005, que establece la obligación estatal de proteger a la población del genocidio, la depuración étnica y los crímenes de lesa
humanidad, y cuando el país donde tienen lugar estos hechos no actúe, le corresponderá hacerlo a la comunidad internacional.

Agrega que esta responsabilidad de proteger no ha traído consigo un cambio al derecho internacional, a lo que me permitiría agregar que también es cierto de muchos principios e instituciones que desarrollados bajo la Guerra Fría han adquirido sobrevida en condiciones de globalización, sin adaptarse todavía al cambio. Por lo demás, aunque establecida la responsabilidad de proteger, no siempre se ha podido actuar en la prevención o reacción frente a los crímenes cometidos, como tampoco se ha tenido éxito en la reconstrucción de las sociedades afectadas.

Los analistas Jorge Riquelme y Juan Pablo Rosso abordan el tema de los desafíos y oportunidades de la vinculación entre la política exterior y la política de defensa de Chile. Afirman que este acomodo no ha sido fácil en el campo de las políticas públicas, situando “el principal obstáculo” para una adecuada coordinación en un elemento cultural, toda vez que ni en el Estado ni en la sociedad se ha asumido como un principio básico el que las actividades internacionales de la defensa son materia de política exterior, a la vez que características institucionales y una historia de desconfianza dificulta la coordinación de ambas áreas.

Se puede agregar también la necesidad de lograr una visión estratégica que integre a ambos sectores en forma coordinada junto a la carencia de una institucionalización a nivel político en la asesoría a la presidencia de la república.

Para Chile, argumentan los autores, el costo de no adaptarse a nuevas realidades estratégicas y la carencia de una estrecha coordinación entre Cancillería y Defensa se expresa en “oportunidades perdidas y una menor seguridad”, ya que “la parcelación de las relaciones internacionales… sin mayor coordinación a nivel estratégico, resulta arriesgado en el escenario que enfrenta Chile”.

El coronel y magíster en ciencia política, Rodolfo Martinic, se refiere a los cambios de paradigmas en las teorías de las relaciones internacionales, desde la óptica de los entornos estratégicos y sus implicancias sobre el instrumento militar. Martinic nos introduce a un debate donde distintas visiones afirman el cuestionamiento que la globalización trae consigo al orden que surge de la Paz de Westfalia, mientras que otros afirman que esa perspectiva ha sido “sobredimensionada” ya que serían todavía los Estados los que dominan el “ambiente estratégico”.

Martinic expone una descripción sobre el entorno estratégico de seguridad y defensa a modo de escenario para la aplicación de las teorías, afirmando que es esa configuración la que establece el marco de actuación del instrumento militar. Aceptando las diferencias entre unas y otras, estima que en Sudamérica existirían al menos tres debates conceptuales pendientes, superados ya por los países desarrollados. El primero se refiere a definiciones conceptuales y operacionales sobre amenazas y riesgos a la seguridad; el segundo, es institucional y se refiere al avance de la visión sobre la indivisibilidad de la seguridad; y el tercero y último, se refiere a que las tendencias muestran la creciente dimensión internacional de la defensa y por lo tanto, el desafío pendiente de un diseño integrado con la política exterior.

En su artículo sobre las relaciones político-militares y civil-militares, el general de división y magíster en ciencias militares, Juan Carlos Salgado, nos escribe sobre un período que él define como “de la transición política a la subordinación militar”.

Lo ve como un caso especial, “único en la historia de Latinoamérica”, enmarcado en lo que Huntington llama la tercera ola de democratización. Salgado nos relata cómo las demandas de la sociedad al Estado inciden en las relaciones político-militares, citando como ejemplos de los últimos años, temas como la transparencia, la probidad y la igualdad de género, es decir, la respuesta de las instituciones militares a requerimientos de la sociedad más que de la autoridad política, ya que esta también ha tenido que adaptarse a estos y otros temas.

El autor aporta un modelo de su creación, una matriz de interacción, con figuras que corresponden a la relación entre el Estado, la sociedad civil y las Fuerzas Armadas. Concluye en que existe un consenso que las Fuerzas Armadas no pueden ir a un ritmo “más rápido que la sociedad a la cual sirven” como también que el respaldo de las “sucesivas autoridades de defensa” ha contribuido a que “la percepción de la sociedad respecto de las Fuerzas Armadas haya recuperado” los altos niveles de aprobación que históricamente han tenido.

El periodista y magíster en ciencias militares Cristián Faundes se interesa en lo que titula “La Era de las Sorpresas Estratégicas”, donde parte por invitar al lector a mirar los últimos 20 años a través de lo que ocurre a partir del término de la Guerra Fría y los avances tecnológicos que se han venido gestando y consolidando. Su objetivo es identificar los elementos determinantes que inciden en la conceptualización de la seguridad y la defensa, observando los cambios en dos períodos diferenciados: el primero desde 1989 hasta el 2001, y el segundo desde entonces al presente, situando el quiebre en los atentados terroristas del 11-S.

Es al final donde presenta su balance en que define a esta era como una de sorpresas estratégicas, a partir de la adaptación continua de los actores del escenario internacional ante dos cambios profundos: la ampliación del concepto seguridad que trasciende el ámbito de lo militar; y la afirmación que la guerra como instrumento de la política traspasa la barrera de lo militar. El denominador común sería un escenario caracterizado por la incertidumbre, donde la victoria militar por sí sola ya no es sinónimo de triunfo.

El ex Comandante en Jefe del Ejército y ex Subsecretario de Defensa, Óscar Izurieta, nos aporta una visión desde Chile del Pacífico en el contexto de la seguridad. Nos advierte que no se centrará en la tradicional región Asia-Pacífico, sino que al tomar una óptica desde nuestro país, su mirada es sobre el conjunto de la Cuenca del Pacífico. Describe, también, en términos generales las características de la Cuenca, su importancia, los principales problemas de seguridad y la forma cómo son procesados. En este mismo trabajo, se preocupa de perfilar los intereses nacionales al igual que los objetivos de política exterior, incluyendo las implicancias diplomáticas, económicas y estratégicas que se derivan de nuestra posición geográfica.

El general Izurieta nos pone frente a este gran acontecimiento geopolítico de ribetes históricos como lo es el desplazamiento del eje desde el Atlántico y el Mediterráneo hacia el Pacífico, cuyos factores más visibles son el desarrollo económico así como el peso demográfico y político. Como su mirada incluye al conflicto, los más complejos hoy a nivel global se ubican en la ribera asiática de la cuenca, con países pequeños como actores, pero sobre todo, la disputa creciente entre EE.UU. y China por la supremacía en Asia-Pacífico, aunque en ambos se percibe, al menos en el mediano plazo, una voluntad de mantener una situación de estabilidad. Culmina afirmando que para Chile, la
primera prioridad desde el punto de vista de sus intereses de seguridad, es la ribera americana de la cuenca.

El artículo del doctorando en relaciones internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid, Eduardo Carreño, se vuelca hacia la seguridad y estrategia en África occidental, sobre todo, el análisis de la política exterior y de defensa de Nigeria. En la perspectiva de la seguridad regional, sitúa los desafíos como derivación de la artificialidad de fronteras poscoloniales, agregando que los disturbios civiles, la economía, la violencia y la insurgencia armada son las principales amenazas a esa seguridad.

Concluye que la construcción de una firme arquitectura de seguridad en África Occidental depende, entre otros factores, “del apoyo de Naciones Unidas, la cooperación subregional y la voluntad política de los Estados miembros”.

Terminada esta revisión de los artículos que componen esta publicación habría que decir que quizás otro aporte de esta visión de la seguridad y defensa en el vigésimo aniversario del CESIM es su oportunidad, toda vez que estas dos décadas recogen cambios trascendentales que se han dado en el mundo, pero que quizás concluyen para dar espacio a otro escenario en los mismos días que se publica este libro.

En efecto, no solo necesitamos conceptos e instituciones que reflejen de mejor forma al mundo que surgió después de la caída del Muro de Berlín y de los atentados del 11-S, con la dificultad que las eras históricas se reconocen después que terminan, a veces mucho después, lo que es cierto tanto del Renacimiento como de la Guerra Fría.

Sin embargo, en el 2014 somos testigos de cómo se están reconfigurando las fronteras coloniales en el Medio Oriente, cómo resurge el conflicto entre sunitas y chiítas, las dudas que tiene EE.UU. de ejercer su rol de superpotencia, y cómo el mundo se hace más multilateral en la resolución de conflictos. En otras palabras, EE.UU. pierde influencia, pero nadie ocupa por ahora ese lugar.

También somos testigos de un desorden global, de una especie de repetición en distintas áreas de la Guerra de los 30 años en la Europa de hace algunos siglos en versión moderna, y por sobre todo, de cambios fundamentales tales como la extensión del poder a una creciente cantidad de actores estatales, no estatales y otros con pretensión de ejercer un poder estatal transterritorial como es el caso de ISIS.

Sin embargo, paralelo a una pérdida de importancia de Europa y la reaparición del conflicto este-oeste en Ucrania, hay estabilidad en América Latina y una parte de África.
Estamos quizás a punto de iniciar otro período, y en unos 20 años más, necesitaremos otro libro para saber si el resultado fue un mundo más o menos pacífico, más o menos próspero y con mayor o menor capacidad para resolver sus conflictos.

Dr. Ricardo Israel Zipper
Abogado, PhD. en Ciencia Política

Jueves 18 de diciembre de 2014

Compartir:
http://uchile.cl/e108313
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: