Exportar Servicios de Tecnologías de la Información

¿Una Alternativa a la Diversificación de las Exportaciones Chilenas?

Francisco Rivera Magíster en Estrategia Internacional y Política Comercial Instituto de Estudios Internacionales-Universidad de Chile franciscorivera@dfv.cl

El Proceso Exportador Chileno

El proceso exportador de Chile se ha caracterizado por estar fuertemente concentrado en recursos naturales lo que ha implicado, entre otras cosas, ser sensible a la constante fluctuación del precio internacional de las commodities, sufriendo incertidumbre e inestabilidad frente a la demanda externa y los ciclos económicos adversos. Además, existe un alto porcentaje de exportaciones ambientales sensibles y un bajo nivel de exportaciones limpias, lo que deja al país potencialmente vulnerable a normas unilaterales que se puedan aplicar tanto a sus productos, como a los procesos de producción.
En este contexto, las industrias chilenas que ayuden a diversificar la oferta exportadora de Chile incorporando pymes, un capital humano calificado y bien remunerado, bienes y servicios sofisticados, innovación, conocimiento, entre otras cosas, están llamadas a encabezar este desafío.

Es así como la industria de servicios de tecnologías de la información, en adelante industria de servicios TI, ha tomado relevancia en los últimos años llegando a tener una interesante participación en el total de las exportaciones de servicios de Chile. Al observar los datos del Servicio Nacional de Aduanas de Chile donde las exportaciones de servicios son registradas a través del suministro transfronterizo, los servicios TI alcanzaron un 11 por ciento del total de las exportaciones de servicios en el año 2011 (excluyendo el sector transporte y turismo).

La internacionalización de esta industria responde a un fenómeno global, donde se presenta una demanda por servicios TI transversal, amplia, exigente, en crecimiento, especializada, y que revela que estos servicios son cada vez más usados en procesos importantísimos para el éxito del negocio de la empresa que los consume.

 

La Industria Nacional de Servicios TI tiene Desafíos


¿Puede la industria nacional de servicios TI asumir este desafío? Pareciera que sí. Las empresas TI que son parte de la actual oferta exportadora han logrado en su gran mayoría, exportar de manera continua. Este es un dato no menor si se considera la complejidad de internacionalizar este tipo de servicios y hacerlo de manera competitiva.

Las empresas han incorporado un alto grado de sofisticación al desarrollo de servicios TI y a su posterior internacionalización a través de intensidad tecnológica, diferenciación y especialización comercial y un capital humano altamente calificado. Algunos ejemplos de lo anterior son los servicios de diseño de software original, monitoreo remoto y asesoría de tecnologías de la información que se están exportando actualmente.

Entre ellos, la intensidad tecnológica se puede observar en las actividades o procesos de servicios TI que en su mayoría son servicios de tecnología media (para su desarrollo se requiere la utilización de tecnologías complejas, que no están sujetas a cambios frecuentes y que requieren de ingeniería y diseño de avanzada) y servicios de alta tecnología (utilización de tecnologías de avanzada y de una muy rápida evolución).

Por otro lado, respecto del capital humano presente en la oferta exportadora de servicios TI, las empresas destacan por poseer, prácticamente en su totalidad, empleados con estudios universitarios completos y conocimientos especializados. Además, varios de ellos se dedican a actividades I+D (investigación y desarrollo), lo que es fundamental para un trabajo creativo cuyo objetivo es incrementar el volumen de conocimiento y su uso para concebir nuevas aplicaciones.

Estas características del capital humano traen como efecto una muy buena calidad de empleo en términos de remuneraciones. Esta calidad se ve en todas las posiciones de las empresas TI: ingeniero de análisis de sistema, ingeniero informático, arquitecto de software, ingeniero civil industrial, etc. Todos se benefician, desde el técnico básico hasta el ingeniero más avanzado, lo que se traduce en un valor para la economía.

También se genera empleo indirecto, ya que la cadena de valor relacionada con la actividad de la empresa es normalmente entre cuatro a seis veces lo que se genera en la empresa principal (un empleo en la empresa TI crea de 4 á 6 empleos hacia atrás, ya que genera más servicios de telecomunicaciones, servicios de hospitales, servicios de entretención, servicios de bancos, etc.) Este es otro beneficio para la economía chilena ya que aumenta la capacidad económica.

La innovación, consecuencia de como se abordan las actividades I+D, es una variable que está presente prácticamente en los distintos procesos o actividades de servicios del sector:

  • Primero, los servicios de tecnologías de la información son parte de una oferta donde se incorporan normalmente nuevos servicios y, por otro lado, experimentan cambios significativos en sus características en el corto plazo ya que constantemente aparecen nuevos modelos de negocios y tecnologías. Consecuencia de ello es, como en las diversas clasificaciones de servicios TI existentes, siempre se van incorporando nuevos conceptos o elementos.
  • Segundo, las empresas realizan cambios en los métodos de desarrollo y distribución, aplican nuevos métodos organizativos y de comercialización lo que ha hecho que actualmente la industria chilena TI tenga desde Chile una presencia en el exterior, en forma directa y en internet; filiales propias y sucursales; distribuidor, representante o canal establecido; partner, socio local, con contrato; alianzas; franquicias, vía transferencia a software libre y Joint Ventures.

Las empresas que componen la industria de servicios TI son bastantes heterogéneas debido al gran dinamismo del sector. La posibilidad de poder exportar un servicio de tecnología de información sin requerir un gran capital inicial de inversión e infraestructuras equivalentes, por ejemplo, al que pudiera necesitar la industria manufacturera, ni tampoco la necesidad de grandes economías de escala, hace que la oferta exportable TI esté compuesta por empresas de diversos tamaños. Es precisamente por eso que la participación de pequeñas y medianas empresas en la internacionalización de la industria es mayoritaria.

Además, la industria de servicios TI se diferencia de otras ya que cuenta con la posibilidad de poder exportar durante todo el año debido a que no tiene costos relacionados a ciclos estacionales.
Otro aspecto que es clave en la internacionalización de los servicios TI es su diversificación en cuanto a mercados de destino. Tres cuartas partes de las empresas que exportan, lo hacen a 2 o más países. Esto es relevante, ya que tener una mayor plataforma de destino para las empresas ayuda a diversificar los riesgos frente a ciclos internacionales adversos.

Aunque cada vez aparezcan más servicios TI con un alto grado de especialización, logrando una capacidad importante de diferenciación, la gran mayoría de las empresas tienen varios servicios que ofrecer y no dependen netamente de uno solo para el éxito de su negocio, lo que demuestra la diversificación existente en la oferta exportadora de esta industria.

Las ventajas de las exportaciones de servicios TI deben ser analizadas junto con las barreras para su desarrollo e internacionalización. Los costos laborales y la disponibilidad de capital humano pueden ser las principales barreras para su desarrollo. Esto es uno de los principales desafíos que tiene que enfrentar la industria, si bien es un claro ejemplo del importante rol que juega la calidad del capital humano en el sector. Además, el acceso a redes de distribución, marketing y el acceso al financiamiento son otras barreras importantes para su internacionalización, y ellas están presentes en la mayoría de las industrias que forman parte del proceso exportador de Chile. Lo interesante es que otras barreras como el transporte y los requerimientos a escala para grandes mercados, que son los principales obstáculos para otras industrias, no lo son para las TI; lo que explica, entre otras cosas la incorporación de pymes al proceso exportador del sector.

Si bien la industria de servicios TI chilena se ha ido internacionalizando y al mismo tiempo, incorporando empresas de distintos tamaños a ese proceso, aún el porcentaje de las exportaciones con respecto a la facturación total, es reducido. El hecho de que en general el porcentaje de las exportaciones respecto al total de las ventas no sea demasiado grande, refleja un desafío para la propia industria, al mismo tiempo que muestra un potencial de crecimiento que pareciera que está lejos de tocar techo considerando que incluso para algunas empresas la única posibilidad de crecer es el mercado externo. En ese sentido las expectativas son positivas ya que se ha visto hasta ahora, que la industria TI de Chile cuenta con las herramientas suficientes para ser competitiva en el ámbito internacional.

 

El Sector Público y los Servicios TI


Aunque gran parte de la industria de servicios TI considera que es necesario el apoyo del sector público para exportar y que muchas empresas ya han recibido apoyo de ese sector, todavía Chile no tiene una estrategia completa a mediano y largo plazo en el proceso exportador de los servicios TI y, en general, en toda la oferta exportadora del país. Se debe potenciar aún más las ventajas de la internacionalización de esta industria, y al mismo tiempo aumentar la inversión en investigación y desarrollo, junto con tener una estrategia de exportación de servicios con un apoyo institucional, proteger aún más la propiedad intelectual y contar con un mayor dominio del inglés por parte de los profesionales, entre otras cosas.

Si Chile quiere crecer y estar preparado para los desafíos futuros a través de su proceso exportador, es fundamental tener la capacidad para pasar a una segunda fase que consista en diversificar las exportaciones chilenas incorporando empresas que agreguen valor a este proceso.

 

 

 

Últimas noticias

Compartir:
https://uchile.cl/e85255
Copiar